martes, 1 de mayo de 2012

La persona que entró recientemente nos duró muy poco.

En ocasiones me preguntan los gerentes porqué a pesar de que sus candidatos han pasado por un proceso tan completo de selección igual no duran mucho tiempo en la empresa. Mi respuesta es organización. Parece muy sencillo, pero en ocasiones una buena persona decide dejar el empleo porque hay demasiada confusión en la empresa.

Cuando una persona es nueva en un puesto, todo es nuevo: la empresa, las personas, las metas. Y si no hacemos lo posible porque esa persona se establezca rápida y efectivamente en su puesto, entonces se podrían crear situaciones donde la persona decide irse.
Hay empresas que tienen tan poca organización que cuando el candidato entra a trabajar no saben ni siquiera que lo van a poner a hacer. He escuchado personas que los han tenido leyendo durante 2 semanas, porque no había trabajo para ellos. O el gerente estaba tan ocupado que no había tiempo para entrenarlo. O la persona que lo iba a entrenar decidió irse antes de la empresa y ya no hay nadie quien lo entrene.

Muchas veces las personas ingresan a las empresas y no tienen claro ni quien es su jefe, ni como están establecidas las líneas de mando, ni a quien le reportan, ni que reportan… en algunos casos no tienen siquiera un escritorio o lugar de trabajo, pero esto es algo ya un poco extremo. A lo que me refiero es que todo esto le causa confusión a la persona y si esa persona no tiene una personalidad impulsiva y deseosa de cambios y cosas nuevas podría optar por irse.

La manera adecuada de retener personal es amortiguando la confusión que causa el ingreso a un nuevo puesto. Tomar realmente el tiempo para introducir a la persona a la empresa, a las personas que trabajan ahí, y darle a conocer los diferentes departamentos de la empresa. La persona debería conocer los productos y servicios que vende la empresa, para que no les pase lo que le paso a un querido gerente amigo mío. ¡Se enteró de que una persona que llevaba 20 años trabajando en su empresa no sabía a qué se dedicaban! Ciertamente era un puesto sencillo, sin embargo no es adecuado que las personas en la empresa no conozcan a que nos dedicamos, y con mucha más razón se le debe de informar a la persona que acaba de ingresar.
Un buen manejo para lograr que la persona produzca rápidamente es darle una inducción completa de la empresa. Qué hacemos, cómo lo hacemos, quiénes somos, historia de la empresa, etc. Después de eso, la persona debería tener muy claro en el organigrama a quien le reporta y las líneas de comunicación adecuadas. Lo óptimo sería también tener un manual de puesto que la persona pueda estudiar, y con el cual pueda aprender a hacer su trabajo, aún cuando no haya nadie quien lo entrene.

Lo ideal es hacer que la persona se presente con todos los compañeros, y pregunte qué es lo que se necesita de él. Esto le puede dar más claridad en los objetivos de otros departamentos y que se requiere de él específicamente en su puesto. El darse a conocer no se limita al departamento donde va a trabajar, sino que lo ideal es que la persona conozca a la mayor cantidad posible de personas en la empresa. Muchas veces el producto de un departamento depende de otro, y por eso es tan importante el relacionarse con todas las personas y saber de qué manera mi desempeño afecta al resto.
Algo muy importante es que la persona sepa claramente que es lo que se espera de él o ella. Cuáles son los resultados que queremos obtener, que es lo que se quiere lograr con su contratación. Obviamente para comunicar esto debemos saberlo de antemano y por eso les recomiendo contestar estas preguntas antes de contratar a alguien.

La contratación es una actividad que requiere de tiempo y esfuerzo, por lo cual si hacemos que la confusión que experimenta la persona al ingresar a la empresa sea relativamente pequeña, tenemos una mayor probabilidad de que la persona se quede y sea productivo o productiva en un corto tiempo.