lunes, 9 de julio de 2012

¿Por qué revisar la producción?

Cuando realizamos una contratación es de suma importancia el revisar la producción de la persona. Pero para poder revisar esto debemos entender previamente ¿qué es un producto?
Todos en nuestros empleos o en nuestras profesiones tenemos un producto, o en otras palabras un resultado. Un producto no solo es algo tangible que se puede vender, también un servicio es un producto que debería ser valioso para poder ser intercambiado. Muchas veces tenemos a personas en las empresas que hacen las cosas a medias y otros terminan haciendo el trabajo de los ineficientes, y eso no es un producto. En otras palabras para que algo se considere un producto, o un resultado, debe estar listo, donde no haya que hacerle nada más, y debe ser de valor para que pueda ser intercambiado.

Cuando usted contrata, usted desea que la persona que se contrató sea capaz de llevar a cabo ciertas labores, pero sobre todo que haga las cosas y que tenga resultados. Sin embargo, nos dejamos llevar en la entrevista por los gestos, primera impresión, apariencia, ademanes, y otras cuantas cosas más que la persona que tenemos al frente nos muestra, pero que no nos dicen que tanto produce esa persona. No nos damos cuenta de que el individuo pone su mejor cara en una entrevista, se pone sus mejores ropas, se comporta de la mejor manera, y es por eso que ese es el momento menos indicado para tomar una decisión.
La persona en una  entrevista se debe “vender”. Y es en este preciso momento donde se cometen los mayores errores en la contratación. Contratamos a personas que eran cero productivas porque se vendieron muy bien en la entrevista, y dejamos ir personas muy valiosas porque no tenían las habilidades sociales para dar una buena impresión en ese corto lapso de tiempo que tiene el candidato en una entrevista.

Por esa razón, y para disminuir los errores en la contratación le recomiendo revisar la producción de la persona. Y esto es tan sencillo como revisar que ha logrado la persona realmente en sus empleos anteriores. Un vendedor tuvo que haber logrado ventas, una recepcionista tuvo que haber logrado conectar eficientemente todas las llamadas entrantes con la persona correcta, y además de esto lo tuvo que haber hecho de buena manera, con amabilidad y buen trato para con el cliente.
Cuando contrate, enfoque su decisión en los resultados pasados que haya tenido la persona. Sólo así logrará reunir un mejor equipo de trabajo, que realmente logre los objetivos propuestos y no se llevará desilusiones ¡una vez que la persona haya terminado su periodo de prueba!