domingo, 12 de agosto de 2012

¿Qué es la motivación?

La motivación es un tema muy interesante y amplio, pero me enfocaré en una cosa precisa, ¿qué es lo que hace que la persona se levante cada día y asista al trabajo? Y es que en cuestión de motivación solo existen 2 tipos de personas.
El primer grupo son las personas que las emociona llegar todos los días al trabajo por los retos que este le presenta, porque aprenden cada día, porque les gusta su trabajo, y porque son productivas. Puede ser por otras razones, pero en general a la persona le motivan las acciones, lo que hace, en otras palabras lo que le brinda a la empresa. No obstante, existe un segundo grupo, el grupo de personas a las cuales solo les interesa el salario, las comisiones, las bonificaciones, etc. Es decir, lo que va a recibir de la empresa.

Con esto no quiero decir que al primer grupo no le interese el dinero, ya que obviamente es una de las razones por las cuales todos trabajamos; para solventar nuestras necesidades y tener suficiente para nuestra supervivencia. Sin embargo, la compensación no es su motor, no es lo que mueve a la persona a presentarse cada día en su trabajo. Con este tipo de personas es muy sencillo lograr acuerdos monetarios, ya que la persona entiende que el dinero debe ser producido por la empresa, para poder recibir algo como salario. Por esa razón estas personas están normalmente más orientadas al trabajo, en lugar de enfocarse en cuando llega la quincena.
Cuando contratamos es importante encontrar donde se encuentra la motivación de la persona. Muchas empresas optan por promover grandes cantidades de dinero, poco trabajo y muchos beneficios, para poder atraer candidatos “competentes”, pero esto da como resultado que terminen atrayendo solo personas del segundo grupo. Aunque estas personas pueden ser muy productivas, es más difícil obtener un compromiso real, ya que si se presentara otra oportunidad con un salario más alto probablemente no lo pensarían mucho y lo tomarían, dejándonos nuevamente con una plaza abierta y el trabajo acumulándose.

Para obtener más compromiso por parte de nuestro personal, es necesario contratar personas productivas, pero con una motivación que sea mayor a lo que van a devengar, o a los beneficios que van a obtener. Además, es importante que la persona que buscamos tenga afinidad por el tipo de negocio, el producto o el mercado en el que estamos, ya que esto genera más compromiso y felicidad en la persona. ¿Qué sucedería por ejemplo, si a la recepcionista de una veterinaria, no le gustan los animales? Por tanto, en muchos casos sucede esto, y se contrata personal que viene solo motivado por el dinero, no por su trabajo en sí, o por su afinidad con la empresa y los productos o servicios que brinda la misma.