martes, 16 de julio de 2013

¿Todos los empleados son malos?

Si es usted de las personas que ya ha tenido tantas malas experiencias con sus empleados que ha llegado a la conclusión de que todos son malos y que no hay nada por hacer al respecto, entiendo su desilusión.
Con el paso de los años, muchos empresarios acumulan una serie de experiencias dolorosas con respecto a sus empleados, habiéndoles abierto las puertas de su empresa y algunas veces hasta de su corazón. Suceden cosas que los dejan sintiéndose traicionados. ¿Cómo es posible que después de darle tanto me pagara como me pagó?



Por esa razón, algunas personas han llegado a la conclusión de que todos los empleados son malos. ¿Es esto cierto? ¿O es sencillamente que no ha contado con las herramientas adecuadas para poder predecir cómo se comportará la persona en el puesto?

Muchos empleadores de empresas pequeñas y medianas sufren las consecuencias de las malas contrataciones en mayor medida que lo hacen las empresas grandes. ¿Por qué razón? Porque el costo invertido en planilla puede ser muy elevado si tengo pocas personas que sencillamente no hacen lo que se espera que hagan. No obtienen resultados, y así la planilla realmente termina siendo un costo. ¿Piensa usted que la planilla sería un costo si su personal se ganara realmente lo que se les paga?
Si uno llegara a contar con un staff muy productivo, que produce lo que la empresa necesita y más, esas personas serian realmente un activo para la empresa.

¿Pero cómo conseguir buenos empleados si todas las personas son malas? Si usted se ha sentido así alguna vez, le invito a nuestro seminario de Performia donde aprenderá a entender las diferencias entre las personas productivas y las personas destructivas. Si lo han engañado y ha contratado a las personas incorrectas, ha sido por falta de conocimiento en esta área, y este conocimiento es algo que todo empresario debería tener.
El conseguir personas valiosas y productivas es totalmente posible, y nosotros lo hacemos día con día, ¿porque no podría hacerlo usted también?

No hay comentarios:

Publicar un comentario